La Liga española de fútbol repite el órdago de 1989 con el canon a las retransmisiones

derechos_fútbol

Las cadenas de radio europeas apoquinan: Premier, Bundesliga, Scudetto,...

Autor/ David Alcácer – Imagen/ Alvez, LFP

“La intención de fijar un canon a las emisoras y la dispersión de partidos a lo largo del fin de semana dejarán tocados de muerte a los carruseles de las distintas emisoras (…) Qué lástima que algunos se olviden de que si la Liga es lo que es se lo debe a esa radio de los ochenta, que con sonido y palabra televisaba el fútbol para todos los rincones de España”.

[Andrés García en Marca]

“El fútbol sin radio no se entiende y la solución es facilísima. Nosotros pagamos, pero también cobramos. Me explico. La radio hace del fútbol un espectáculo y le dedica horas y horas. Perfecto. Eso hay que pagarlo, por parte de las radios. Pero la radio está siete días calentando el partido, llenando el estadio, y eso también se paga, por parte de los clubes (…) Están condenados a entenderse porque hoy también es difícil pensar la supervivencia de la radio sin el fútbol”.

[José María García entrevistado en ABC]

Para comenzar, dos citas de un par de Garcías: Una de un clásico de la vehemencia y la otra, más nostálgica y con un punto de amargura debido al canon que nos ocupa pero también al intento de atraer al público asiático con los cambios de horarios alcanzando incluso el mediodía. ¿Probamos con otra cita más cínica para empezar?

P.- El Mundial es un evento muy seguido, pero ¿realmente compensa a las radios emitirlo? ¿los costes compensan?

R.- No compensa en ningún caso. FIFA es una máquina de ganar dinero y sus métodos recaudatorios resultan impresentables.

[Agustín Castellote en el blog Deportspain tras la tormentosa renuncia de Ángel González Ucelay]

Castellote, ahora ya fuera de Punto Radio, nunca se mordió la lengua, ni siquiera en un tema farragoso (demasiadas legislaciones) y pantanoso (demasiados intereses en juego) pero clave para las cadenas de radio, cuyos ingresos económicos se sustentan en la programación deportiva: No hay más que ver como la llegada de los ex-Carrusel cambió la cara de COPE o como cada vez son más –en cantidad y variedad- las retransmisiones que jalonan la parrilla, sustituyendo a informativos del mediodía (como la Fórmula 1 ¿Pronto también las motos tras su mudanza a TeleCinco?) o tertulias nocturnas (Liga de Campeones, Copa, selección y, últimamente, selección sub 21, de baloncesto, Europa League, partidos de promoción a Primera y lo que haga falta).

Sólo el ciclismo ha ido a menos en cuanto a presencia en antena con respecto a la etapa dorada, esa en la que Perico Delgado daba espectáculo e Indurain superaba récords, con José Mª García o De la Morena jugándose el tipo a bordo de motos y sin la presencia continua de la sombra del dopaje.

derechos_retransmisión_radio

Post: Derechos de retransmisiones en radio (F-1, Liga de Campeones,...)

Pero en toda Europa -España incluida- reina, por encima del resto, el balompié (en Gran Bretaña se suma el rugby, en Grecia el baloncesto, en Francia el ciclismo,…) A algunos medios no les salen las cuentas: Viajes, dietas, costes tecnológicos, pago de derechos,… Es el caso de esRadio o Punto Radio, que durante el fin de semana atienden la demanda de retransmisiones pero, entre semana, apuestan por pescar a la audiencia ajena al tumulto deportivo que sigue buscando información y opinión política. Y, por si fuera poco, aseguran que vivimos la Edad de Oro del deporte español. No es un secreto que más de una o un responsable de cadenas de radio (o de radio locales) ruega por lo bajini por la eliminación del equipo de la ciudad de la competición europea de turno que obliga a desplazamientos a Europa del Este o los países nórdicos.

retardo_futbol

Post: El retardo ponen en peligro el maridaje entre fútbol y radio

Ya muy lejos de romanticismo de antaño, las competiciones deportivas en el siglo XXI son espectáculo, venta de merchandising, contratos de imagen, pay-per-view, venta de derechos, apertura de nuevos mercados, estrellas globales, campañas planetarias, Alta Definición,… Resumiendo, negocio. Vamos con el balompié español, que está de actualidad, y luego con algunos otros casos desarrollados en los últimos meses (Fórmula Uno, Liga de Campeones, NBA, NFL) y que marcan por donde andan los tiros en este asunto.

2011: Se repite la jugada de 1989, ¿Será la definitiva?

En el invierno de 2010, Javier García Matallanas desvelaba los planes de la Liga de Fútbol Profesional:

“Revolución hertziana con el anuncio de Javier Tebas de que las emisoras de radio pueden empezar a pagar derechos a los clubes por la retransmisiones ha provocado un gran revuelo en el sector. La idea de la Liga de Fútbol Profesional pasa por empezar a desarrollar los mecanismos para el cobro de esos derechos a partir de la segunda vuelta, aunque la facturación no se desarrollaría totalmente hasta dentro de dos temporadas. ¿Cuánto podrían ingresar los clubes por estos derechos radiofónicos? Pues quieren contar con un porcentaje, entre el quince y el veinte por ciento, de la facturación que tienen las emisoras de radio en programas de retransmisión deportivos. Según los datos que maneja la LFP, las emisoras facturan en torno a 120 millones de euros en este concepto por lo que los clubes podrían recaudar 24 millones de euros… Un buen pellizquito”.

El tema se retoma una vez terminada la temporada 2010/11 y la cantidad queda fijada en casi dieciséis millones en un acuerdo que se extiende hasta junio de 2014 según David Oller, del diario AS. Si atendemos a Raúl Piña, del diario El Mundo, los clubes planean recaudar más de diez millones en este concepto. Veinticuatro, dieciséis, diez,… En cualquier caso, nunca más del cuatro por ciento del total que recaudan actualmente. ¿Merece la pena enfrentarse a las cadenas de radio por el chocolate del loro? ¿O en tiempos de crisis es una cantidad a tener en cuenta? Tiempos de crisis para clubes y también para medios de comunicación que, a diferencia del fútbol, no cuentan con un trato diferenciado por parte del fisco. Así detalla Oller la comercialización de los derechos:

“Mediapro ha encargado a la Liga de Fútbol Profesional (LFP) la comercialización de los derechos radiofónicos (…) de forma que las radios seguirán el esquema de pago de las televisiones en el Campeonato de Liga BBVA (Primera división), Adelante (Segunda) y Copa del Rey excepto la final. La cifra que deberán abonar a la LFP asciende a 15,8 millones de euros que las radios se repartirán según sus ingresos publicitarios y su audiencia en el último EGM. La comercialización será consensuada entre la LFP y Mediapro y se realizará mediante un proceso de petición de ofertas, respetando la igualdad de oportunidades y garantizando la transparencia del proceso de adjudicación”.

No se trata de una norma facultativa: La intención es imponer sanciones a los clubes que permitan el acceso a emisoras de radio no autorizadas. Es decir, que no hayan pasado por caja. El acuerdo también contempla los derechos no exclusivos de las retransmisiones para emisoras de radio que pertenezcan al propio club (el Real Madrid se deshizo de la suya cuando regresó Florentino Pérez a la presidencia pero, por ejemplo, siguen funcionando Sevilla F.C. Radio o Radio Betis, a las que se suman las RTV autonómicas que poseen los derechos de cierto club o, por ejemplo, esRadio Córdoba, que es la emisora oficial de la ciudad andaluza).

La Asamblea de la LFP del doce de julio aprobó el Reglamento de Control Económico, que intentó sentar las bases de una regulación de “las normas de supervisión económico-financiero a los clubes, promoviendo su solvencia y protegiendo su viabilidad a largo plazo”. ¿Logrará aportar una inyección de lógica al sinsentido lamentable en que se ha convertido el fútbol español? (21 de los 22 equipos europeos en ley concursal son españoles). En el citado reglamento se incluye una declaración de intenciones algo ambigua: “Se ha decidido seguir avanzando en lo relativo al convenio de explotación de los derechos de radio”.

Algunos medios señalan como hay clubes que no respaldan el canon a las cadenas de radio para la transmisión de partidos por miedo a posibles ataques mediáticos. José Luis Astiazarán, presidente de la LFP, contó como se han analizado diferentes formas de aplicar el canon teniendo en consideración los datos de audiencia o el alcance de la cadena (o emisora) y se refirió al modelo que ya se aplica en países como Alemania e Italia (en competiciones europeas, según Paco González, sólo se paga por retransmitir la final de Champions o de Europa League) para concluir:

“Queremos un modelo respetuoso con el derecho a la información y que todas las emisoras de radio tengan mejores condiciones de trabajo y productos que puedan valorar si les conviene explotar. Esta medida va a ordenar el mundo de la radio y las retransmisiones y queremos escuchar a todas las cadenas (…) Hemos empezado a ordenar y configurar el sistema de derechos de radio, aún es prematuro hablar de cantidades pero será proporcional a la audiencia (…) Supondrá un trabajo que hagamos junto a los operadores“.

Pero los operadores no quieren ni sentarse a escuchar. Cuando Astiazarán dice “ordenar” quiere decir marcar diferencias, sin duda va a existir una ventaja competitiva de cara a la contratación publicitaria entre quienes cuenten con los derechos de retransmisión y las emisoras que no, especialmente a nivel local. También se habla de ofrecer “paquetes con valor añadido pero sin exclusividades”, es decir, no habrá un límite máximo de cadenas que retransmitan el fútbol ni que, pagando más, gocen del citado valor añadido ¿Se refiere al acceso a palco en la previa y al descanso, vestuarios y terreno de juego en el post-partido? Cadenas con trato VIP, vaya. ¿Atraerá más audiencia unas declaraciones exclusivas que un narrador/a de partidos con tirón?

Gracias a Albiazules y Odiel Radio podemos pulsar la voz de los propios clubes, en concreto del decano del balompié español, que ahora milita en Segunda División. Nardy Lafuente, jefe de prensa del Recreativo de Huelva informó a los medios locales:

“Nos han convocado a todos los responsables de prensa de Primera y Segunda en la sede de la Liga. Ahí nos explicarán el tema este de los derechos de radio. Solamente nos han solicitado un dossier de las instalaciones de radio que posee cada estadio de la LFP (…) Como pasó con las televisiones, los clubes se desmarcarán del tema de acreditaciones y será la propia Mediapro la que canalice todo el tema de acreditaciones, y de acceso a los estadios, ya que han adquirido los derechos”.

El presidente del Recre, José Miguel de la Corte, da una de cal y otra de arena asegurando que “la cosa se pone fea para las emisoras” para luego asegurar “no creo que sea para tanto, en la Liga se ha dejado claro que hay un respeto a las emisoras locales, que hacen más que las nacionales y creo que se entiende lo que digo: Son más y están más cercanas, sobre todo en las ciudad que no son Madrid o Barcelona; Esa sensibilidad la han tenido todos los presidentes y se ha abogado porque se tenga que pagar lo mínimo, y se harán unos baremos por habitantes y no creo que sea tan grave“.

Y es que, por lo que parece o se filtra o se va sabiendo, se diferenciará entre tres grupos: Las cadenas nacionales, las de ámbito autonómico y las emisoras locales. Hasta ahí las certezas, las dudas son más y las expone, de nuevo, Lafuente:

“Los derechos los tiene Mediapro, la misma productora que tiene los derechos de televisión de Liga y Copa del Rey. Ellos son los encargado de comercializar con los derechos, pero es más complicado que con el tema de televisión, porque como todos sabemos entran varias maneras de hacer radio. Hay quien hace retransmisiones completas, hay quien hace conexiones, quien tiene un ámbito local, quien tiene un ámbito nacional. En definitiva, no se puede medir por el mismo rasero a todas las emisoras y no sabemos muy bien los clubes cuales son las directrices que nos van a dar (…) Eso sí, se va a llevar a cabo esta temporada, porque cuando una empresa ha comprado los derechos es porque pensará comercializar con ellos. Lo que no se sabe todavía es como lo van hacer y qué baremos va a tener. Todo está un poco en el aire (…) Si el modus operandi de Mediapro es el mismo que las televisiones, creo que se va a enquistar el tema”.

Frecuencia Digital va más allá y anuncia tres paquetes a elegir:

  • Servicio Básico: Cabina de narrador/comentarista, acceso a la zona mixta y a la sala de prensa (en caso de no haber suficientes cabinas en un estadio, las radios municipales ocuparán un pupitre de prensa).
  • Servicio Premium: Se suma el acceso a pie de campo en zona delimitada por parte de un periodista y emisora (no disponible para emisoras locales).
  • Servicio Exclusivo 1: Acceso a zona exclusiva de entrevistas en zona mixta y en el antepalco por parte de un periodista y emisora (tampoco disponible para emisoras locales).
  • Servicio Exclusivo 2: Acceso a la boca del túnel de vestuario al finalizar el encuentro, con posibilidad de realizar un super flash interview -declaraciones breves- a jugadores. Los jugadores escogidos deberán ser distintos a los entrevistados por el operador de televisión.
  • ¿Y el coste? A tenor de lo siguiente parece que será mediante subasta: La nota de la LFP “se reserva del derecho de no adjudicar uno o varios servicios a los que se refiere la presente solicitud en el supuesto de que desde el punto de vista económico las ofertas recibidas no fueran satisfactorias“.

    Pese a la promesa de que “será un canon asumible“, las dudas asaltan a cualquiera: ¿Renunciarán cadenas como esRadio o Punto Radio a narrar la liga? Su apuesta actual por el deporte es tibia -esRadio sin programa deportivo nocturno, Punto sin grandes nombres (*escrito antes del fichaje de J.A. Abellán), ambas sin Champions League- pero parece impensable sacar adelante una cadena de radio generalista sin retransmisiones deportivas de fin de semana.

    Las habrá que no puedan asumir el coste. ¿Pierde también el fútbol cuando una emisora renuncia a su retransmisión? Pierde eco, eso seguro, pero hacen más fuertes y viables a las que poseen esos derechos. Ahora el fútbol en radio es un bien común, la audiencia elige en base a qué narrador o estilo le gusta más (entre las emisoras que logra sintonizar, Internet aparte). Pronto será un bien escaso y las cadenas que paguen el canon se habrán convertido en Gol TV o Canal + Liga… pero sin coste a quien escucha. Al menos coste pecuniario, pero lo normal es que aumente la concentración publicitaria y el precio de las campañas de cara a los anunciantes. Las cadenas no parecen estar por la labor (o, al menos, preparando la negociación) como demuestran las palabras de Alejandro Nieto, director general de la SER:

    “Vengo de Estados Unidos, donde se paga por todo tipo de retransmisiones, pero en España no hay tradición. La guerra de derechos puede hacer mucho daño a los aficionados. Ningún medio debería entrar en esa dinámica”.

    Y así será. Como ya sucediera en 1989, las cadenas se plantan; No sólo las que conforman la Asociación Española de Radiodifusión Comercial sino que, al igual que hace dos décadas, también las cadenas públicas (RNE y las autonómicas). Todas han firmado un comunicado conjunto frente a la pretensión de la LFP de cobrar un canon por las retransmisiones de los partidos de fútbol. Un comunicado que no deja lugar a dudas pues asegura que no se sentarán a negociar (“su pretensión encierra un riesgo de dejar sin fútbol a los oyentes los fines de semana“) pues “la radio aporta una versión subjetiva y personal a cargo del profesional de la información (…) siendo este trabajo la clave de la retransmisión“. El País señala con acierto como la Ley General de Comunicación Audiovisual contempla exclusivamente los derechos televisivos. Recuerda la AERC, además, el alto coste que estas retransmisiones tienen ya de por sí para las emisoras y como la radio hace “una aportación diaria a la animación del espectáculo futbolístico” en una “aportación mutua de carácter beneficioso para ambas partes“.

    Frente a estos argumentos, la LFP se compromete a ofrecer “ventajas que faciliten la labor de las cadenas y no de quitarles el negocio“. En este punto Raúl Piña asegura, en plan confidencial, que “las cadenas radiofónicas ya han mostrado su profundo rechazo pero si han de pagar exigirán cabinas de retransmisión decentes, acceso a palcos e inalámbricos en el campo al finalizar los partidos”. Es lo que tiene no citar la fuente, que abre la veda de las especulaciones: ¿Habla el periodista de El Mundo en boca de representantes de Radio Marca con la que el diario comparte grupo multimedia? En cualquier caso, Ángel Glez. Ucelay es de la misma opinión:

    “Los clubes de fútbol piden mucho pero no dan nada. No sabéis lo que cuesta hacer un programa de radio cuando la mayoría ponen mil pegas para que puedas entrevistar a sus dirigentes, técnicos o jugadores. Eso sí, luego pretenden que tú les hagas publicidad gratis”.

    José Manuel Cuéllar, del diario ABC, abunda en el tema:

    “Si se negociara ¿a cambio de qué sería? Se supone que de unos servicios en correspondencia a los quince millones que piden. Pero los campos de España son tan ruinosos que acometer una reforma así les costaría mucho más. Las cabinas de radio son unas pocilgas, las zonas mixtas una vergüenza donde además los clubes son incapaces de hacer cumplir a sus futbolistas con la Prensa”.

    Llega agosto y el asunto no se enfría: José Luis Astiazarán informa de la existencia de “avances significativos en las negociaciones que están manteniendo con los operadores radiofónicos” y éstas desmienten de forma inmediata y tajante tal acercamiento negando la mayor: “No ha habido ningún tipo de negociación entre la LFP“.

    Las radios españolas rechazan de forma unánime y sin fisuras la pretensión de la Liga de Fútbol de cobrar por las retransmisiones de los partidos de futbol. ¿Razones? En versión resumida (y editada):

  • En la retransmisión radiofónica, a diferencia de en la televisiva, el espectáculo que tiene lugar en el campo proviene de la versión subjetiva y personal del profesional de la información radiofónica. Las y los aficionados pueden dejar de asistir a un partido si este se televisa pero no si este se retransmite solamente por la radio, algo que demuestra la clave estrictamente periodística del quehacer radiofónico como la falta de perjuicio alguno potencialmente causado a los clubes propietarios de los campos.
  • El beneficio económico que las radios obtengan por los ingresos publicitarios derivados de los programas deportivos se compensa con los importantes gastos que las retransmisiones generan y por la aportación que las radios hacen a la animación del espectáculo futbolístico que se traduce en el fomento de la asistencia a los campos, en beneficio de los clubes de fútbol.
  • Ah, y como no, acuden al artículo 20.
  • Un conflicto que se enquista

  • 25 agosto, Abellán entrevista a Jaume Roures, presidente de Mediapro, que deja una frase para la polémica: “El fútbol es poderoso como para vivir sin la radio“. Abellán muestra sus cartas: Apuesta por negociar y reconoce los derechos a los clubes con la legislación actual. Más de Roures:

    “Si las cadenas están ingresando más de cien millones de euros es lógico que dé un porcentaje a los clubes. Lo único que pedimos es que las radios paguen lo mismo que cuando salen fuera al hacer la Champions o el Mundial, pero se niegan a sentarse en una mesa. ¿Por qué no les importa pagar al Manchester United y sí al Madrid o al Sporting? Los clubes y la Liga reclamamos el veinte por ciento de los beneficios”.

  • 26 agosto, La LFP manda un burofax a las cadenas en el que anuncia que “ante el inminente comienzo de la Liga, les hacemos constar que no hemos recibido ninguna propuesta en relación a las licencias ofertadas para la retransmisión de partidos“.
  • 26 agosto, tras la huelga de jugadores se disputa la primera jornada. Abre el fuego la Segunda División y a las y los informadores no se les permite el acceso al estadio del Girona para su retransmisión. Catalunya Ràdio podría haberlo hecho pero se solidarizó con el resto. Fue un espejismo.
  • 27 y 28 agosto, las emisoras de radio no han podido acceder a ningún campo de Primera ni Segunda (excepto al Sánchez Pizjuán), tenían intrucciones en ese sentido (en muchos casos ni a las ruedas de prensa). En cada estadio han acudido acompañadas/os de un notario que ha levantado acta de lo sucedido de cara a posterioes acciones legales. Algunas y algunos periodistas radiofónicos (tanto narradores como quienes hacen inalámbrico) han comprando una entrada para acceder y poder contar lo que ocurre vía móvil, otros están narrando los partidos desde los estudios o desde un palco privado del propio estudio… e, incluso, desde una grúa situada en las afueras del estadio.
  • 28 agosto, el Sevilla permite retransmitir a las emisoras, su contrato con Mediapro no incluye los derechos radiofónicos. El día 31 el Real Betis promete lo mismo de cara a la segunda jornada (así lo asegura José A. Bosch, consejero del Betis, en El Larguero).
  • 28 agosto, minuto de silencio de todas las cadenas generalistas coincidiendo con el comienzo del R. Zaragoza-R. Madrid. La iniciativa fue impulsada por la Cadena SER. Me recordó a aquel otro que hicieron las cadenas musicales hace unos años (en su caso, para concienciar a la audiencia). El hashtag #noalfutbolsinradio se hace sitio en Twitter. Varios de los periodistas presentes en Zaragoza se han colocado un esparadrapo en la boca como señal de protesta delante de la puerta habitual de acceso para los medios de comunicación del estadio.
  • 29 de agosto, el Barça juega el lunes tras ganar el viernes la SuperCopa de Europa y Catalunya Ràdio rompe en consenso haciendo uso de su cabina en virtud al contrato que tienen firmado con Mediapro (meticulosa negociación, todo sea dicho). Su director se escudó en que estaban obligados a cumplir su labor de “servicio público“. ¿Sacará tajada en el EGM? ¿Verá herido su prestigio?. Joaquim Mª Puyal inició la retransmisión alegando una “situación de incomodidad“.
  • 29 de agosto y 5 de septiembre, J.A. Abellán publica, en dos lunes consecutivos, en el diario ABC sendos artículos en los que profundiza en los entresijos del tema. En el primero explica como se trata de un “montaje urdido para que Real Madrid y Barcelona se ahorren los millones que tenían que poner en el Fondo de Ayuda al Descenso” (parece un motivo algo peregrino). En el segundo se refería a la Ley Cascos, de 1997, en la que se consagraba el derecho de las cadenas de radio a las retransmisiones sin pagar. Y la Ley Audiovisual de 2010, que eliminaba ese derecho ¿Razón? Según Abellán: “Una decisión política para favorecer a un mercado relevante de televisión, en manos de unos pocos amigos, es la causa de este conflicto de limosnas con las radios“.
  • 30 de agosto, el diario Marca recaba opiniones de los afectados en el artículo “Liga-Radios: Guerra total”. García Caridad apuesta por “que lo tribunales decidan“, Paco Glez. reconoce que les han solicitado tres millones y medio de euros y cree que a situación se alargará “dos o tres jornadas más“, Carreño asegura que “las cadenas nos mantendremos firmes en una misma postura“, Abad abunda en el tema (“la solidaridad ha sido lo dominante“), Ángel Rguez. piensa que “los oyentes no han notado grandes diferencias” y Abellán pone la guinda: “Es una situación insostenible y absurda“.
  • 1 septiembre, se hacen públicos los horarios para la tercera jornada -segunda que se disputa- en la que, el domingo a las 18h. no se juega ningún partido. El diario AS sondea a los responsables de los programas deportivos: Paco González asegura que la decisión “es de coña, parece broma“, Carreño que “la LFP hace todo lo que puede para perjudicar a las radios” y Abellán que la LFP usa sus armas y nos quiere volver locos a todos (…) una agresión terrible“. Sin embargo, tanto Ares como Edu García no ven “mala fe” en la decisión.
  • 1 septiembre, reunión de la AERC cuyos socios reafirman su posición conjunta. Se plantea la posibilidad de emprender acciones legales para salvaguardar los derechos de las cadenas: “Se ha acordado dar los primeros pasos para la defensa jurídica de las posiciones que la radio defiende“.
  • 2 de septiembre, José Blanco, portavoz del gobierno, parece ponerse del lado de las cadenas de radio al asegurar que “en este caso defendemos el derecho a la información“.
  • 3 de septiembre, el Real Valladolid amagó pero finalmente no permitió la retransmisión tras el envío de un recordatorio/amenaza de multa por parte de Mediapro.
  • 5 de septiembre, Juanma Castaño relató en COPE como “hubo una llamada a Digital+ durante la jornada para que quitara el sonido ambiente de los partidos porque es el sonido que usan las radios para narrar los partidos desde los estudios“. Y en cada estadio, una historia: Manolo Oliveros informó como en el estadio del Sabadell la radio municipal pudo realizar la retransmisión pues ha abonado los cinco mil euros del canon que le corresponden; Hit Radio Huesca también pudo acceder al campo, narrando por teléfono y, siguiendo consejos legales, no usando formas verbales en presente (“chuta“, “regatea“) sino en pasado (“ha chutado“, “ha regateado“) de forma que no se trate de retransmisión sino de crónica de un hecho pasado. Hecha la ley, hecha la trampa.
  • 7 de septiembre, Gol Televisión anuncia que no ofrecerá a sus clientes la opción de audio de Tiempo de Juego para seguir los partidos tras las duras críticas a Roures y a José Joaquín Brotons, director del canal y contertulio de COPE. Cuestionado por Joseba Larrañaga sobre la razón por la cual los clientes de Gol-T ya no contaban con esa opción, Brotons afirmó que eso sucederá “cuando desde Tiempo de Juego deje de insultarse a quién no se debe”. Mediapro ha enviado un comunicado a los medios en el que da su versión de esta polémica, asegurando que:

    “Desde la temporada 2010-2011 Gol Televisión ha establecido acuerdos por los cuales incorpora algunas locuciones radiofónicas a las retransmisiones de los partidos”.

    “Para poder incorporar la locución radiofónica a la señal televisiva es precisa una sincronización previa del audio con la imagen. El hecho de que en la última jornada las locuciones se hicieran en base a las imágenes servidas por TV hace imposible dicha sincronización ya que el espectador recibiría el sonido con posterioridad a las imágenes.”

    “Gol Televisión ha decidido suspender temporalmente esta opción para no dar a sus abonados un servicio deficiente”.

    Es decir, se aplica no sólo a COPE sino a todas aquellas cadenas que no pagan el canon. Aún vestido de explicación técnica se trata de otra forma más de presión.

  • Dos periodistas deportivos no lo ven todo blanco o negro, me refiero a José A. Abellán (“Estos derechos tiene un precio, pero hay que sentarse a negociar“) y a Ángel Glez. Ucelay, éste último lo tiene claro:

    “Me sorprende que las empresas radiofónicas no pongan el grito en el cielo cuando tienen que pagar derechos por retransmitir un Mundial o una Eurocopa, acontecimientos en los que se dejan una pasta sin rechistar. Además, raro es ya el estadio europeo que no te obliga a pagar por retransmitir un partido de la Champions o de la Europa League, y las radios lo hacen. O sea, que si nos negamos a pagar aquí, ¿ por qué no nos negamos a pagar fuera?. El haber tragado con ello es lo que ha dado razones a la LFP para ahora hacer lo mismo”.

  • 8 septiembre, la unidad de las cadenas -con la excepción de Catalunya Ràdio- se materializó en la sede de la Asociación de la Prensa (Madrid) con la rueda de prensa que reunió a González, Carreño, Abad, García, Abellán, Ares y los responsables de espacios deportivos de tres cadenas autonómicas. Según PR Noticias: “Los datos que conocemos y que han revelado las propias radios es que existiría un fijo de 1,2 millones anuales por cada emisora más datos de audiencia“. No es el momento, pero no me resisto a subrayar como en las fotos del acto queda bien claro el papel secundario de la mujer en el periodismo deportivo. Lástima.
  • 16 septiembre, La LFP aseguró que Punto Radio pidió “negociar por escrito” pero la cadena desmintió que fuera a hacerlo. La LFP insistió en un segundo comunicado anunciando que “Punto Radio y la Liga se han emplazado para comenzar las conversaciones oportunas para alcanzar un acuerdo respecto a la transmisión radiofónica de los partidos de fútbol el lunes 19“. El desmentido de Punto Radio precisaba que su postura “es la de sentarse a escuchar, no a negociar” y solicitaba “que no se instrumentalice su postura“. Como gesto de buena voluntad, la LFP había permitido a las y los periodistas de Punto Radio acreditarse para narrar los partidos pero la cadena de Vocento confirmó que “los profesionales de Punto Radio no acudirán a los estadios este fin de semana“. El consenso continúa… pese a las grietas. La AERC ratificó la “coincidencia de criterio” entre las grandes cadenas públicas y privadas y situó al margen “a los pequeños operadores ilegales“.
  • 20 septiembre, en el 1er Foro de Publicidad en Radio, Paco González muestra un ligero cambio de orientación: “Se puede perder el pulso de pagar sobre la prestación de servicios, pero no el de la negativa a pagar por transmitir“.

    1989: Un primer asalto ganado por las radios

    “Lo del canon a las radios es algo que en su día ya quiso Jesús Gil y que ahora, se quiere retomar; y es que en las peores vacas flacas que recuerdo en el fútbol hay que sacar dinero de donde sea (…) Me parece que nosotros engrandecemos el espectáculo, hacemos llegar a todas las partes del país el fútbol, (…) No tenemos culpa de que el fútbol esté tieso. Además, creo que lo que paguemos no sería ni siquiera el chocolate del loro. Lo que nos puedan sacar a las radios se lo funden mañana pagando una comisión”.
    [Paco González en El Partido de las Doce]

    No es la primera intentona en este sentido: En el verano de 1989 las cadenas de radio ya se opusieron frontalmente al concurso por los derechos del fútbol convocado por esas fechas. La Asociación Española de Radio Difusión Privada (AERP) rechazó participar en el concurso puesto en marcha por la Liga; Entre quienes tomaron esa decisión nos encontramos con Eugenio Galdón (en representación de la SER), Juan Ruíz de Gauna (COPE) o Manuel Martín Ferrand (por Antena 3). Sí, eran los tiempos de Antena 3 de Radio, Cadena Rato o Cadena Ibérica, todas ya desaparecidas, rebautizadas, transformadas o absorbidas.

    La posición conjunta de la AERP (las cadenas públicas fueron invitadas a sumarse al plante) señalaba como “los derechos de uso de cabinas y pases no son más que un mero enmascaramiento (…) del derecho a la retransmisión total o parcial”. Ah, el grupo Dorna, que por entonces poseía los derechos del fútbol en televisión (y actualmente los del motociclismo), pensaba pujar en la convocatoria. El diario El País señaló las claves del asunto:

    ”Las cadenas de radio también sostienen que una retransmisión radiofónica está incluida dentro del derecho a la libre información recogido en el artículo veinte de la Constitución y en que el derecho a la información es también el derecho de los oyentes a recibir información. El documento elaborado por la AERP también mantiene que, aunque los estadios fueran de titularidad privada, no sólo la radiodifusión es un servicio público esencial, sino que también el deporte tiene un indudable carácter público como prevé el Proyecto de Ley del Deporte y la actividad de los clubes de fútbol está financiada en parte con fondos de origen público”.

    Por entonces uno de los dirigentes más guerreros era Jesús Gil, presidente del Atlético de Madrid y capaz vetar la entrada de cámaras a un partido europeo (sólo unos miles de privilegiados/as pudieron disfrutar de aquel gol de Futre). La disidencia era una de sus especialidades como demostró al desmarcarse de la postura mantenida por la Liga manifestando su desacuerdo con el cobro de un canon a las cadenas de radio por la retransmisión de partidos. Así de claro lo dejó en aquellos momentos en la antena de la Cadena SER:

    “Acepto la postura de la Liga porque formó parte de un colectivo, pero me la tendrán que explicar muy bien porque no entiendo por qué cobrar a las emisoras cuando son ellas las que mantienen viva la llama de la información de cara a la afición y encima te venden gratis el producto“.

    Tenía Gil su parte de razón pero también lo es que no está de más que las cadenas colaboren en el mantenimiento de cabinas de retransmisión e infraestructura tecnológica necesaria para el desempeño de su labor. Eso sí, con derecho a exigir la prestación de esos servicios. Hay quienes ejercen de suppoters (no sin razonamientos elaborados) incluso en este asunto, como este bloguero denominado el Cuco, que defiende una posición que no coincide con la recogida aquí por la declaración del empresario soriano:

    “Masacraron a Jesús Gil cuando se convirtió en abanderado de algo tan evidente y obvio como que la retransmisión en directo de un evento deportivo era algo que no solo excedía totalmente lo que es el derecho a la información y que además generaba un flujo económico del que los organizadores del evento podían, en toda lógica, exigir su parte”.

    ”Aquí no estamos hablando de copias ilimitadas e incontrolables. Aquí estamos hablando de retransmisiones de eventos únicos que tienen interés prácticamente solo durante el tiempo en el que suceden y que, además, son emitidos por canales tan absolutamente controlables que se conceden por decisión administrativa a un número limitadísimo de empresas”.

    “Así las cosas, el verdadero valor del canon a las radios y de eventuales exclusividades que puedan darse no va a estar en retransmitir desde una cabina en el estadio (por más que sea superior a comentar desde un estudio siguiendo el partido por televisión), sino en el acceso al terreno de juego, túnel de vestuarios o palco y la obtención de entrevistas y declaraciones tanto en los minutos previos al partido como al finalizar el mismo y en los valiosos -incluso desde el punto de vista publicitario- tiempos de descanso (…) Porque los comentarios sobre las imágenes pueden ser incontrolables pero el acceso al estadio y a zonas sensibles en momentos clave no lo es en absoluto”.

    El asunto es que me quedo con la duda. La hemeroteca dice que Jesús Gil aceptó a regañadientes el canon a los medios radiofónicos pero lo que se está comentando estos días es que “esta medida ya se intentó implantar en España en los años noventa por iniciativa del entonces presidente de Atlético de Madrid pero quedó en nada”. Sólo un personaje como Jesús Gil es capaz de hacer compatible lo incompatible… ¿Cambió Gil de opinión? ¿Cuándo?

    – ¿Pagaréis el canon de la LFP?

    – Al final daremos fútbol Sí o Sí

    [Conversación en Twitter entre Antonio Escrig y J.A. Abellán, que es quien responde]

    Autor/ David Alcácer

    Etiquetas: , , , , ,

    5 comentarios to “La Liga española de fútbol repite el órdago de 1989 con el canon a las retransmisiones”

    1. Cenutrio Says:

      Lo de que Gol T no emita la señal de la Cope no tiene nada de medida de presión. Es pura imposibilidad técnica: si la Cope transmite viendo los partidos por la tele, su señal siempre va a ir por detrás de la tele. Es casi física einsteniana.

      • dialca Says:

        Efectivamente, si cualquier cadena transmite viendo los partidos por la tele lo contará siempre después de la tele, no antes, que sería el daño para Gol T.

        No nos engañemos, llámalo legítima medida de presión o legítima pataleta pero no lo disfracemos de otra cosa.
        Si se ve “por detrás de la tele” que sean las y los clientes de Gol T. quienes decidan si lo ven en esas condiciones, ¿no?
        ¿O es que necesitan que papi o mami Mediapro decidan en su lugar?

        Respeto las decisiones empresariales pero no los disfraces que las cubren.

        Ah, citas a Einstein, me alegro, seguro que sabes que uno de sus primeros trabajos trataba de la capilaridad, es decir, “la propiedad de los líquidos que depende de la cohesión intermolecular de estos y que le confiere la capacidad de ascender”.

        Si se produce la misma cohesión entre las moléculas fútbol y radio el resultado será similar. Como dices tú, pura física einsteniana.

    2. Pacman Says:

      ¿Y lo a gusto que me leo tus posts?

      • dialca Says:

        Gracias 🙂 eso sí, este tema no ha hecho más que empezar, promete ser un culebrón a la altura del fichaje/fuga del Kun .-S

    3. Nunilo Flores Says:

      Me temo que a este paso tendremos que comprarnos nosotros artículos tan buenos como estos http://mipagina.1001consejos.com/profiles/blogs/los-12-mejores-articulos y ponernos a jugar y ni retrasmisiones ni nada. Está claro que todos quieren ganar mucho dinero, pero al final los perjudicados somos nosotros. Por cierto muy buen artículo

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s


    A %d blogueros les gusta esto: