Ted Williams vive su cuento de Navidad: De malvivir en la indigencia a locutor cotizado

Ted_Williams

El neoyorquino fue la estrella de las mañanas de WJMO Radio en los noventa

Autor/ David Alcácer – Imagen/ WNCI
Fuentes/ NY Post, The Columbus Dispatch, El Mundo, FOX 8

Los medios de comunicación estadounidenses ya tiene (o ya se han buscado) su cuento de Navidad al que han dado un sonoro y pomposo título: “El indigente con la voz de oro”. Y, por supuesto, tiene final feliz. Williams solicitaba cada día –desde hacía un año- unas monedas a las y los conductores en un semáforo de Columbus (noreste de EE.UU.) con un singular cartel manuscrito en un trozo de cartón:

“Tengo una voz que es un don de dios. Soy un ex-locutor de radio que pasa por tiempos difíciles. Por favor, cualquier ayuda será muy valorada”.

Sustitúyase dios (que, afortunadamente, las Academias de la Lengua ya reconocen como palabra en minúsculas) por genética y se entenderá la sorpresa de Doral Chenowett, cámara de The Columbus Dispatch, que cada jornada se lo encontraba camino de su trabajo. El pasado tres de enero grabó a Williams en acción colgando el vídeo en Youtube. Lo insólito de la escena –juzga tú mismo/a- hizo que se dispararan las visitas.

En unos pocos días lo vieron cinco millones de personas… y ya va por la decena y aumentando (cuidado con las búsquedas: La mayoría corresponden al mítico jugador de béisbol homónimo). El Williams ex-locutor no lo sospechaba pero en aquel semáforo de Hudson Street había realizado el casting de su vida. La segunda oportunidad que esperaba estaba en camino. Igual que otros u otras hacen malabares o limpian parabrisas, este neoyorquino recreaba indicativos (como el de Magic 98.9 the best of Oldies) rematados por un rotundo “amo la radio” para explicar luego como “ahora llevo dos años limpio y recuperado; Con suerte alguna persona de una televisión o radio me dirá que necesita una voz como la mía”.

En estos tiempos que corren un fenómeno viral puede crecer de forma exponencial en poco tiempo y éste es el caso del presente vídeo. Por suerte o por desgracia no es algo que se pueda planear ni provocar. Para desgracia de las y los profesionales del marketing y para fortuna del propio Williams. En España, en que los medios viven de las noticias que se producen en EE.UU. como corresponde a una colonia cultural, la noticia ha merecido páginas en numerosos medios impresos: La contraportada de El Mundo, media página de El País, página completa en el diario AS,…

De estrella de las mañanas al abismo

Ahora Ted Williams está enfrascado en el obligado tour por los medios explicando, por enésima vez, su historia y haciendo el número del semáforo. Pero el neoyorquino lo lleva de buen grado, quizá algo confuso tras varios años en la indigencia sufriendo el rechazo de una sociedad que ahora le ha convertido en la noticia amable de la semana.

De hecho, en la entrevista para The Early Show de la CBS llegó a emocionarse narrando su peripecia vital. No es para menos, su existencia tiene elementos para tocar la fibra: Es padre de nueve hijos y en aquel momento su desvelo no era otro que reunirse con su madre nonagenaria a la que no visitaba desde hacía dos décadas. Incluso se han sumado a la trama otros personajes como su ex-esposa parcialmente invidente y que aceptó como propio un hijo extra-matrimonial de Williams. Pero eso ya forma parte de la faceta que los mass media llaman humana y que busca emocionar atravesando los límites de la privacidad… así que por ahí no avanzará el post.

A los catorce años escuchó una frase que aún recuerda: “La radio es el teatro de la mente”. Williams supera ahora la cincuentena pero desde que fue consciente de las cualidades de sus cuerdas vocales quiso dedicarse a la radio. Y lo consiguió. Durante los años noventa daba los buenos días a la ciudad de Cleveland desde los micrófonos de WJMO 1490, en cuya programación se encuadraba el Ted Williams Show. “Era la estrella de las mañanas”, cuenta con melancolía pero, una vez que ha visto la luz al final del túnel, sin tristeza.

Fue en aquella época cuando, tal y como él mismo relata, comenzó a beber whisky durante el programa en el propio estudio. Perdió su puesto en 1996 debido a sus problemas con el alcohol y el abuso en el consumo de marihuana. Luego llegaría el crack y una década malviviendo en una chabola construida a base de plásticos y cartones. A partir de ahí la vida del neoyorquino incluye problemas legales debido a pequeños hurtos (el último le llevó a prisión en 2004). Una de las constantes en los reportajes acerca de la población indigente es aquella que incide en como se trata de personas con una vida aparentemente sólida que sufren un seísmo –se arruinan, pierden un juicio, el empleo, ruptura familiar, problemas psicológicos- y terminan viéndose obligados a vivir en la calle.

Cuentan esos medios de comunicación que gustan de convertir una historia en un bonito cuento navideño que el resto de indigentes con los que tenía relación le llamaran Homeless DJ y la policía local lo conocía como Radio Man. Lo cierto es que una vez que Youtube puso en marcha su imparable maquinaria fue invitado a una radio local. Al final de aquella mañana Williams confirmaba como “mi vida ha cambiado en unos minutos”. ¿Qué sucedió? Pues que la bola de nieve había ido creciendo y cuando una televisión nacional como CBS escogió su historia y quiso entrevistarle en directo supo donde encontrarle: En WNCI 97.9, radio de Columbus (aplicar local a una emisora estadounidense es innecesario… como debiera serlo por estos lares).

Ted Williams fue convocado por el programa conducido por el dúo Dave & Jimmy y emitido en otras cinco emisoras, por el que han pasado famosos -de segundo orden desde el prisma europeo- como Kid Rock, Jessica Simpson o David Hasselhoff. Durante la entrevista recibió una llamada de un representante de los Cavaliers, franquicia de la NBA asentada en Cleveland, que le ofreció ser el speaker del equipo en sus partidos como local en el Quicken Loans Arena (The Q para los amigos y el infierno en la Tierra para Lebron James).

Sin solución de continuidad llegó la conexión en directo con The Early Show y el asunto derivó hacia los temas personales antes comentados que hicieron que la voz de Williams se quebrara. Mientras que el ex-locutor, abrumado ante el rumbo que tomaba su vida, comparaba su historia con la de la escocesa Susan Boyle a la centralita de los medios en los que aparecía –qué remedio, sin representante ni forma de contactar- llegaban jugosas ofertas laborales.

Entre ellas, una proveniente de WBNS TV, canal que ofrece a Williams colaborar en el telemaratón “Un día para acabar con la indigencia” y que se celebrará el próximo 31 de enero. Vale, se trata de un evento puntual que, además, tiene muchos números para ser tan discutible como el resto de iniciativas solidarias de esta ralea, pero supone una singular vuelta de tuerca. No ha sido la única oferta: Le demanda la NFL (liga de fútbol americano) para poner voz a sus promociones y reportajes, emisoras de Carolina del Norte u Ohio, los canales MTV (¡!) o ESPN o la ya citada oferta de Cleveland Cavaliers. Precisamente un representante de este equipo aseguraba como “adoramos su voz y su historia, lo queremos con nosotros“.

Y ese es, precisamente, uno de los elementos claves del asunto, ¿contratan al profesional o la notoriedad que conlleva? Pues ambas cosas, como sucede con muchos otros profesionales de los medios, actores/actrices, deportistas,… Lo más importante es que el interés no suponga (exclusivamente) la buena obra del mes que da publicidad gratuita a la empresa de turno (que es suficiente renta para explicar su contratación). Incluso ha aparecido una presunta oferta del mismísimo Jack Nicholson para aparecer en una de sus películas. Parece que quien finalmente se llevará el gato al agua y contará con los servicios de Williams será el canal de noticias MSNBC (fruto de la alianza entre NBC y Microsoft y que planta cara a CNN y Fox News).

Montado en la montaña rusa

Esto no para: Williams puso voz al primer spot (para la multinacional Kraft) tras su reentré y, al día siguiente, voló a su Nueva York natal para reencontrarse con su madre y acudir juntos al plató de The Early Show. Feo asunto: La pugna entre canales para hacerse con la exclusiva del encuentro entre madre e hijo se convirtió en lucha de navajas cuando NBC acusó a CBS de haber retenido a la anciana para asegurarse que la reunión se produjera en directo ante sus cámaras.

Frente a la televisión que persigue lo melodramático, los espacios de madrugada están entregados a la entrevista informal. Es el caso de NY Late Night, en el que Williams fue quien abrió el programa ejerciendo de voz en off, anunciando al resto de invitados del día y presentando al anfitrión, Jimmy Fallon. Da la impresión de que en la NBC le recomendaron/conminaron a seguir vistiendo de forma adusta (no como un indigente pero sí con prendas que no encajaban entre ellas ni con la ocasión y visiblemente usadas) para salvaguardar el impacto de la historia. Si es así, previsible pero lamentable (también acudió a la cita con su madre ataviado con la chaqueta de camuflaje del vídeo original). Tampoco me consta si fue un gag planificado cuando un campechano Williams desveló su número de teléfono personal para quien quisiera contratarlo. Ya no le hará falta.

Autor/ David Alcácer
Fuentes/ NY Post, The Columbus Dispatch, El Mundo, FOX 8

[Más posts acerca del mundo de la radio]

Creative Commons License
Dialca by David Alcácer (Dialca) is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.
Based on a work at dialca.wordpress.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://dialca.wordpress.com/

Etiquetas: , ,

3 comentarios to “Ted Williams vive su cuento de Navidad: De malvivir en la indigencia a locutor cotizado”

  1. carlos Says:

    que vaya a cagar ese

  2. Solidamente Says:

    Con meses de retraso, pero ha valido la pena leer esta entrada. Saludos

    • dialca Says:

      ¡A saber por dónde anda Ted ahora!
      Pasados unos días leí que volvía a tener problemas con su familia…
      Y nada más, los medios exprimieron la historia hasta donde dio de sí y luego a por otra, the show must go on.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: